¿Dónde comprar una trenza postiza para bailar?

trenzaA través de este blog y de mi facebook, varias personas me habéis preguntado dónde pueden comprar material para hacerse una trenza para bailar. Bailar con trenza es una muy buena opción. A mí personalmente me encanta, ya que no resulta incómodo como ir con el pelo suelto (al final del baile acabas con todo el pelo alborotado y se te engancha con los pedientes, te tapa la cara, etc.), pero tampoco es tan solemne como ir con moño. Además, si decoráis la trenza con flores o conseguís un parandi (en nuestro mercadillo los tenemos), queda espectacular.

¿Dónde puedo comprar trenzas?

En Lavapiés, desde hace unos meses, hay un boom de tiendas tanto bangladeshíes como senegalesas donde, además de productos de cosmética natural como: aceite de coco, mateca de cacao, karité, etc., venden postizos a un precio muy asequible. Os cuento algunas donde yo he estado:

1Diwanou Serigne Fallou (C/ Amparo, 64): Es una peluquería africana que además vende productos de cosmética y postizos. Tienen postizos que parecen de bastante buena calidad, con bastante pelo y de varios colores. El precio del postizo es de 3 €. Creo que con uno os vale para haceros una trenza normal y con dos de ellos os saldrá una espectacular. Además, la chica de la tienda me atendió fenomenal 🙂

IMG_20141109_134314

2Cosmetics afro-latino (Calle Amparo, 89): Esta tienda fue la primera que abrieron del estilo en Lavapiés, y llevará abierta más de 7 años. Sus dueños son muy majos y te aconsejan según lo que busques. Sin duda, es la tienda más grande por la zona de este tipo y, por cierto, los cosméticos tienen muy buena pinta. En cuanto a los postizos, tienen desde pelo natural, seminatural (cuesta 49 euros) a pelo sintético. Tienen postizos de 1,50€ y 2,50€, de varios colores. Juntando 2 o 3, saldrá una trenza espectacular. Para Bollywood Summer, yo compré los postizos para mis alumnas aquí y salió fenomenal de precio.

34Pelo Humano (C/ Miguel Servet, 12): Es una tienda relativamente nueva, bastante pequeña, pero con mucha variedad de postizos. Tienen buena pinta y el dependiente me atendió fenomenal. Los precios de los postizos son muy económicos: hay de 1,50€ y 2,50€. También tenía disponible diferentes colores. Abre sábados y domingos por la mañana.

 

¿Cómo decoro mi trenza?

Una vez comprada la trenza, solo tendrás que hacerla a tu gusto. La mayoría de los postizos vienen con una goma que puedes atar a tu propio pelo. Normalmente, hacemos un moño recogiendo nuestro pelo y atamos a él la trenza postiza. Puedes llevar la trenza sin decoración o decorarla a tu gusto, como hemos dicho antes, con un parandi. También puedes comprar adornos como estos:

5¡Otra opción es hacer manualidades! Puedes comprar un ramo de flores blancas artificiales, separarlas una a una y unirlas todas con un hilo. Yo me hice uno hace unos años, me llevó bastante tiempo, pero el resultado valió la pena:

6Estas flores pueden usarse para decorar el moño, como en esta foto:

trenzaO entrelazadas en la trenza:

trenza2A partir de aquí, ¡imaginación al poder! 🙂

Anuncios

Apuntes: Danza Ghidda

giddhaHace poco, en clase, vimos una canción que mezclaba danza bollywood con Ghidda. Como muchas de mis alumnas no sabían en qué consistía esta danza, preparé unos apuntes para ellas. ¡Los comparto con vosotr@s junto con algunos hallazgos!

giddha

Algunos de los vídeos Ghidda que más me han gustado. El primero es de la Competición Tor Punjaban Di 2010:

El segundo es de una película de Bollywood, Aloo Chaat:

Rivaswood 3: ¡estreno nueva etapa!

Bollywood en RivaswoodDespués de unos meses de asimilar mi vuelta después del viaje por América Latina… ¡es hora de estrenar nueva etapa en Madrid! Desde que volví de la India en febrero, he vivido unos meses llenos de aprendizajes y nuevas experiencias. Lo que más me apetecía era aprender, así que he dedicado la mayor parte de mi tiempo a mejorar mi formación en danza. Un año viajando te cambia la vida; y volver a la rutina no es fácil, pero vivir aquí también tiene sus cosas buenas: he vuelto a los ensayos de Kathak con mi compañera Laura; he seguido aprendiendo más de Bollywood con Vinatha, Mistri  y Hemant Devara; estoy recopilando toda la información de mi investigación para publicar mi libro; he dado talleres intensivos y regulares (con Bollywood Revolution y las Desi Girls), organizando su fin  de curso: Bollywood Summer, y me he unido a la Asociación Ekadâ para la difusión de las danzas de la India. Ah, también colaboré con Mollywood bailando con ellos en una boda, y he vuelto a clases de Kathak con Eva Tirba. ¡Casi nada!

kathak ekadaAun así, me faltaba una cosa que no hacía desde antes de mi viaje: ¡Bailar en un festival de Bollywood junto a otros grupos! Y este fin de semana, llegó el momento. Las compis Asamanvaya organizaban el festival Rivaswood, así que era la ocasión ideal. El evento tuvo lugar el sábado 20 de septiembre y en él participé de tres maneras. Primero, di una pequeña charla sobre danza india en América Latina. Me acompañaron muchos amigos y mucha otra gente que no conocía, y para mí fue muy emocionante compartir algunas de las cosas que aprendí durante mi viaje con ellos. ¡También era la primera vez que lo hacía desde que volví! Después, baile junto a mis compañeras de Ekadâ una pieza de Kathak. Era la primera vez que Laura y yo bailábamos con Eva y fue genial compartir escenario con ella. Más tarde, bailé Bollywood con Oli de Mollywood. Me encantó preparar las coreografías para el festival y la buena reacción del público y los compañer@s, ¡gracias!

Quería agradecer a Asamanvaya su iniciativa organizando eventos para la difusión de Bollywood y la danza india en Rivas. ¡Sois geniales! Con Rivaswood 3, estreno una nueva etapa que espero que esté llena de actuaciones, clases, nuevas coreografías y colaboraciones… ¡hay tanto por hacer! Vuelvo a la carga y… ¡llena de energía!

¡Un mes en Ecuador tras la pista de Bollywood!

ImageMi paso por Ecuador ha sido lo más parecido a una investigación a la antigua usanza. En un principio, buscando en Internet y recorriendo las calles, parecía que no había ni rastro de danza india en ningún lado; pero preguntando y preguntando, al final conseguí dar con las personas que me indicaron dónde encontrar lo que buscaba. Estaba mucho más cerca de lo que creía, pero en un lugar donde no me imaginaba: ¡en los templos!

En Guayaquil, en la tienda de GurpreetMi primera parada en el país fue Loja y allí ya pude apreciar un gran cambio. Venía de Perú, donde es fácil encontrar a ShahRukh en tiendas de DVD y donde la mayoría de la gente conoce las películas de la India (al menos los clásicos) y se sabe las canciones más famosas. Aquí, en cambio, nadie conocía qué era Bollywood. De allí fui a Guayaquil y me ocurrió algo parecido: por más que busqué, no encontré grupos de danza india. Pregunté en las escuelas de danza árabe y no supieron darme ninguna información. Conocí a Gurpreet Singh y su hermano, quienes tienen dos tiendas de ropa y complementos de la India en la ciudad y tampoco conocían a nadie que bailara. Aun así, estuve charlando con ellos y me contaron cosas interesantes sobre la comunidad india en Ecuador y cómo se reúnen todos los años en Quito para celebrar Diwali 🙂

En Cuenca contacté con la escuela de danzas árabes Nafre Kanira, la única en la ciudad que ofrecía clases de “danza hindú”. Me recibieron Adriana Cabrera y su hermano, quienes me contaron que habían recibido talleres puntuales de Bharatanatyam pero que todavía no se sienten preparados para enseñar danzas de la India en su centro. Según ellos, se necesita estar muy preparado para enseñar una disciplina nueva, y, de momento, preferían concentrarse en perfeccionar su técnica en danza árabe. Me contaron que en toda la ciudad no había ni una escuela ni un grupo especializado en danzas de la India y que, al no haber profesor@s, era imposible formarse.

Taller en la escuela Damiana LevyDespués de pasar unos días en la playa, llegué a Quito a finales de septiembre. Me esperaba Damiana Levy, profesora de una academia de danza árabe con el mismo nombre, que me había pedido un taller privado para ella y otras profesoras de danza árabe de la escuela. Al taller asistieron 9 chicas, entusiasmadas por aprender bollywood y, sobre todo, bhangra. Habían visto muchos vídeos (Bhangra Empire, Manpreet & Naina, etc.), habían hecho un taller de Bharatanatyam y estaban intentado crear algunas coreografías por su cuenta ya que, según me contaron, en Quito tampoco hay profesoras de danza india. Me encantaron sus ganas de aprender y la cantidad de preguntas que me hicieron, cuyas respuestas iban anotando en una pizarra. Al terminar el taller, Damiana me escribió lo que significaba para ella la “danza hindú”: “estas danzas nos reconectan con nuestra esencia y nuestros ancestros femeninos, renaciendo sabiduría y conocimientos que difícilmente con otra actividad descubriríamos”.

vaneAl cabo de unos días, conocí a Verónica Sosa. Había contactado con ella a través de Facebook y me había contado que bailaba Bollywood desde hacía casi 3 años. Nos vimos en el centro y me llevó a probar comida típica peruana. Tomando una empanada con morocho, me contó cómo había descubierto la danza india: desde hacía años, Verónica y su marido se dedican a vender productos de Oriente, sobre todo relacionados con disciplinas como en Feng Shui, la astrología, etc. Aparte de su local en Quito,  viajan de feria en feria vendiendo sus productos. En una de ellas, el público reclamaba ver danzas orientales. De esta manera, Verónica comenzó a estudiar danza árabe. Sin embargo, a través de sus tiendas, descubrió las películas de la India y se dio cuenta de que esa era la danza que realmente quería aprender. Por casualidad, Vrindarani Devi Davi, una profesora de Bharatanatyam que vivía en Colombia,  contactó con ella y le dijo que iba a ir a Ecuador a dar unos talleres. Sin pensarlo, Verónica se apuntó y desde ese momento comenzó su formación en danza india. Al cabo de un tiempo, comenzó a bailar con su hijo y con otras compañeras que provenían de la danza árabe. Ahora, todos los sábados Vrindarani les da clase por Skype y se reúnen para ensayar junto a una alumna de Vrindarani, Gopesvara.

Ensayo de BharatanatyamVerónica me invitó a uno de sus ensayos con Gopesvara en Quito y me encantó. Están aprendiendo una coreografía de Bharatanatyam muy compleja, llena de figuras geométricas, diferentes hastas, trabajo de pies… Preciosa. Aprenden según el método indio, con mucha disciplina. Gopesvara me contó que había aprendido Bharatanatyam en el templo Hare Krishna de Quito, conocido como Govindas. Se trata de un espacio donde los devotos conviven, realizan sus plegarias y ofrecen talleres de todo tipo difundiendo los textos sagrados, el vegetarianismo y también la danza como forma de orar a Dios. Al día siguiente, me acerqué allí y hablé con la directora, Krishna Nusandana, quien me contó que la danza es una parte importante dentro del templo. “En nuestra religión, nuestra forma de acercarnos a Dios es a través de la alegría, por eso utilizamos la música y la danza tanto de forma espontánea, en nuestra plegaria diaria; como profesional, en los talleres que ofrecemos”.

Después de 9 meses de viaje, me doy cuenta lo diferente que es la situación de la danza india en cada país de Latinoamérica. Acabo de llegar a Colombia, donde me han contado que aquí Bollywood y la danza clásica india está mucho más extendida. ¿Qué aventura me esperará? ¡Os iré contando!

 

Vídeos que me acompañan en el viaje

vaneLlevamos casi 9 meses de viaje y, cada vez que miramos un mapa y vemos todo lo que hemos recorrido, desde Ushuaia (Argentina), la ciudad más meridional del mundo, hasta Piura, en el norte de Perú, donde estamos hoy, no podemos creérnoslo. Han sido muchos los días en que tocaba cargar la mochila y tomar buses de 6, 18 o incluso 24 horas, horas interminables de paisajes desérticos (en Patagonia), selváticos (en Yurimaguas), ¡de todo tipo! Los paisajes ayudan a que el viaje no sea tan largo. Pero a mí, lo único que consigue que el tiempo pase volando es ver vídeos de danza. De películas, espectáculos, grupos de América Latina, otros coreógrafos… Comparto algunos de los vídeos que más me han gustado últimamente!

Ayer descubrí este vídeo y no puedo parar de verlo! Es Aishwarya Rai bailando bollywood estilo Mujra, ¡impresionante! Me encantan los gestos de manos y la expresividad. La segunda canción es mi favorita 🙂

Bhangra Empire siempre me levanta el ánimo cuando estoy más decaída, es increíble la energía que desprenden! Este es una actuación suya de este año, en el concurso Bruin Bhangra:

Ya sabéis que tengo debilidad por Master Deepak, me encanta su expresividad y el buen rollo que transmite a sus alumnas en Bangkok! Esta es una de sus coreografías que más me gustan:

En Bolivia, me hablaron de un coreógrafo de bollywood afincado en EE.UU: se llama Yogen y su grupo es Bolywood Step Dance. Sus coreografías son bastante complejas, fusiona pasos de bollywood con otros elementos más escenográficos como piruetas, saltos, etc. Aquí os dejo uno de sus vídeos:

Me encanta este vídeo del grupo de Kathak de Uma Sharma. Ojalá algún día pueda bailar así!


Madhuri sigue impresionante y absolutamente todas sus performances me encantan! Hace poco vi esta, en los People’s Choice Awards:

Manpreet & Naina son dos bailarinas de California que me sorprenden por su coordinación, expresividad y sus coreografías, muy originales. La de Barso Re Megha me fascina:

Nach Baliye es uno de los muchos concursos de danza que hay en la TV India. Esta coreografía, de estilo semiclásico, me encanta:

No podía terminar este post sin compartir una de las coreografías de Saroj Khan, mi coreógrafa favorita! Pero esta vez, es un baile un poco distinto a su estilo habitual, más moderno. Lo bailan los alumnos de su escuela, la Saroj Khan Dance Academy. Esta canción se pega muchísimo!

Aventuras y desventuras en mis últimos días en Perú

IMG_5729Tengo que resumir mi experiencia en el “mundo Bollywood” de estas últimas semanas en Perú y no sé por dónde empezar. ¡He tenido vivencias de todo tipo! La peor, sin duda, en Huancayo, donde iba a dar un taller el día 2 de agosto. Teníamos fijada la fecha y el “afiche” desde hace más de un mes, pero la escuela donde iba a realizarlo ni lo imprimió ni hizo nada por difundirlo, así que tuvimos que cancelar la clase y al final fuimos esta ciudad fea y gris para nada. “Sí, es culpa mía”, se limitó a decirme la chica de la escuela y se quedó tan ancha. ¡Yo no podía creérmelo! Después de 2 meses y medio aquí, he tenido que acostumbrarme a situaciones del estilo porque, por desgracia, no ha sido la única vez que me he visto metida en líos similares. Primera lección: ¡el mundo de la danza en Perú es informal y caótico!

Aun así, en Huancayo pude conocer a Adolfo Salazar, músico especializado en ritmos andinos fusionados con jazz o rock. Adolfo fue integrante del grupo Alborada. Vivió en Alemania y allí descubrió que la música de su país y el rock tenían ritmos similares. A su vuelta a Perú, buscó a un cineasta para realizar el videoclip de una de sus canciones. Así conoció a Picasso, un apasionado del cine de la India que utiliza la estética, las historias y la danza Bollywood en muchos de sus trabajos. De su encuentro surgieron videoclips muy curiosos en los que la música andina se acompaña de danza Bollywood.

 IMG_5716Gracias a Adolfo contacté con Patricia Benavides, la bailarina de sus videoclips. Patty me contó cómo desde los 13 años ve películas bollywood y, desde los 15, baila danza india. En Perú eran los años de la “hindumanía”, entre 2006 y 2010, “entonces todos bailaban, había unos 20 o 30 concursos de danza hindú al año y en la radio de Huancayo se escuchaban temas de Bollywood. ¡Los chicos querían parecerse a SRK!”, me cuenta. Patty formaba parte del grupo “India Perú” y se encargaba de enseñar a las chicas. Bailaban al aire libre, en bautizos, comuniones… “Era una locura. Pero a partir de 2010, la pasión por la danza hindú bajó y comenzó la fiebre por el K-pop”. Aun así, el grupo de Patty todavía se mantiene, entre otros en Huancayo, como “Bollywood” y “Dhooom Dril”. Aquí podéis ver un vídeo del grupo de Patty:

Días frenéticos en Lima

IMG_5723De Huancayo, viajamos a Lima, y allí conocimos a Picasso, el cineasta compañero de Adolfo y Patty, que nos recibió muy sonriente y se mostró entusiasmado con mi proyecto. Estuvimos más de 2 horas charlando sobre su trabajo. Picasso es un apasionado del cine de la India y está convencido de que, entre la cultura india y la andina, hay muchas cosas en común. “Los rasgos, los colores, las historias… en provincia la gente se siente identificada con las películas de la India. Además, el mundo andino es musical, como Bollywood”, me cuenta, muy ilusionado. “Yo soy realizador audiovisual y quiero hacer un Bollywood en Perú. Si en la India se hizo, ¿por qué no aquí?”, añade. Su primer trabajo con Adolfo fue el videoclip “Torcacita”, donde aparece Patty bailando bollywood. Otros de sus proyectos son: Palomita, en la que se inspiró en la estética de Dhoom; y Ven a mí,  una réplica de la película india Aladdin. Podéis verlo aquí:

taller_sandraAl día siguiente, comenzaron mis talleres en Lima, pero me sorprendió la poca afluencia de alumnas que se acercaron, a pesar de que en esta ciudad hay casi 40 grupos de bollywood. “El problema es que justo estos días todos los grupos están participando en un concurso con motivo del estreno de la película Chennai Express”, me cuentan tanto Seiya, de Bari Dil Se; como Rita Palacios, de la Sociedad Peruana del Cine Indio. Lo mejor de los talleres, aparte de las alumnas, muy entusiastas, fue poder charlar con Sandra Cárdenas, de la escuela Sadhana Danza Wasi: Tribal & Fusión, quien me apoyó desde el primer día para que pudiera impartirlos e incluso me alojó unos días en su casa. Sandra, desde niña, se ha sentido atraída por la cultura de la India, y muy pronto se acercó al budismo, religión que practica hasta hoy. Su especialidad es el ATS, danza que estudió en Argentina. Lo que más me gustó de Sandra fueron sus ganas de aprender, formarse con diferentes maestros, viajar para ver nuevos estilos y perfeccionarse, leer sin parar sobre las danzas que baila etc. Viajó a Argentina a formarse en ATS y es la única persona que he conocido en Perú que ha ido a la India para estudiar Odissi. Su escuela está llena de libros sobre historia, vestuario y todo tipo de materias que tengan relación con la danza, tanto árabe como de la India. Sandra concibe su escuela como un espacio de crecimiento, comparte todos los materiales que tiene con sus alumnas en una “biblioteca y viodeoteca” y organiza eventos como la “Semana Tribal” para traer profesores a Lima. Sin embargo, cuando charlé con ella sobre cómo era el mundo de la danza en Perú, me confirmó que dedicarse a dar clases aquí es muy complicado: “No hay cultura de danza, la mayoría de la gente quiere aprender rápido y no se compromete a largo plazo. Yo di clases durante un mes gratis y tuve las aulas llenas. Cuando pasaron a ser de pago, perdí a la mitad de mis alumnas. Cuesta mucho que la gente vea la danza como algo serio, profesional”, me cuenta. Después de hablar con ella, entendí mejor muchas de las cosas que me habían pasado en Perú.

charlaEl resto de la semana, lo dediqué a preparar y difundir una charla que di el 7 de agosto en el Centro Cultural Ricardo Palma, en Miraflores. La organicé junto a Nueve Gopis Producciones, una productora especializada en artistas relacionados con la cultura de la India. La idea era crear un encuentro entre aficionados a la cultura y la danza de la India para conocernos y compartir conocimientos. Yo hablé sobre el origen de las danzas clásicas, su historia, el nacimiento y la evolución de charla2Bollywood, etc. Se acercaron muchas personas de todas las edades, relacionadas con la cultura y la danza india pero, una vez más, no vinieron los grupos de baile de la ciudad. Allí conocí varias personas apasionadas por Bollywood, desde una niña que había visto todas las películas de SRK hasta una cantante de ópera que estaba aprendiendo a cantar música de la India. Lo mejor fueron los comentarios de las personas que me escribieron tras la charla, dándome las gracias ya que era la primera vez que se organizaba un encuentro en Lima con el objetivo de difundir las danzas de la India.

Así, los días en Lima pasaron volando! Muchas actividades y poco tiempo para ver la ciudad 😦 Ah, y uno de los mejores momentos de mi estancia allí: asistir a la avant-premier de Chennai Express y ver cómo los fans de SRK chillaban con cada aparición del actor en escena. ¡Fue como estar en la India!

Trujillo y la escuela Mohininattyam

trujilloDespués del ajetreo de Lima, y de pasar unos días de relax en Guanchaco, frente al mar, llegamos a Trujillo. Allí me esperaba Hera Pranchami Devidasi, quien me había invitado a dar un taller en su escuela, la Academia de danza hindú “Mohiniyattan”. Me encantó saber que en una ciudad como Trujillo hay una escuela dedicada 100% a la danza de la India. Es la tercera escuela que he conocido en todo Perú. ¡Hay poquísimas!

trujillo2Hera descubrió el cine de la india desde pequeña, ya que a su madre le encantaban las películas Bollywood. Cuando era adolescente, se acercó al templo Hare Krishna de Lima, donde vivió durante más de 3 años. Allí conoció a varios maestros de danza clásica, quienes la instruyeron en Bharatanatyam, Odissi y Kathak. Después de obtener su título, volvió a Trujillo y creó su escuela. Al principio, sus clases eran de Bharatanatyam, pero pronto se dio cuenta de que la gente quería aprender a bailar como en las películas de la India, así que empezó a enseñar Bollywood, primero en su casa y después, de forma más organizada, en su propia escuela. Ahora, Hera acaba de inaugurar un nuevo espacio donde imparte clases de Bollywood muy estructuradas: organizadas por niveles (básico 1, 2, 3, 4, etc.) y por contenidos (en básico 1 se enseñan mudras y sus significados; en el 2,, movimientos de cabeza, etc.). Pude asistir a una de sus clases y sus alumnas, todas vestidas con la camiseta de la escuela, ensayaron más de 8 canciones, con mucha energía y pasos entre semiclásicos y modernos. Al día siguiente, di mi taller y las alumnas aprendieron una canción de un estilo muy distinto al que habían bailado hasta ahora: bollywood inspirado en kathak. Las alumnas, muy aplicadas, pusieron muchas ganas y esfuerzo para sacar la coreografía. Después del taller, Hera y sus compañeras de la escuela me invitaron al cumpleaños de una de las chicas de su escuela. Me acogieron como a una más y fueron super hospitalarias. ¡Gracias por todo!

Ahora, dejamos el frío de la sierra y la costa peruana y nos embarcamos en una nueva aventura: ¡hacia la selva! Vamos a Iquitos, la ciudad más grande del mundo sin acceso por carretera. Para llegar allí, tenemos que viajar 24 horas en bus y 3 días en barco. No creo que en un lugar tan recóndito encuentre apasionados de la “danza hindú”. ¿O si? ¡Os mantendré informad@s!