Entrevista a Jayeeta Gupta, mi profesora de kathak en Rishikesh

Con Laura y JayeetaAntes de dejar Rishikesh, y después de cuatro semanas de clase, Laura y yo pudimos compartir con Jayeeta, nuestra profesora, un rato para charlar sobre su trayectoria como bailarina y profesora de danza clásica india. Durante sus clases, nos había contado que no recuerda exactamente cuándo empezó a bailar kathak, ya que su madre es bailarina y la danza siempre ha estado presente en su vida. Lo que no sabíamos era si para ella dedicarse a la danza fue una decisión propia o algo inculcado por tradición familiar. Enseguida contestó que decidió que quería bailar por vocación, y eligió kathak porque “requiere mucha disciplina y a través de ella aprendes la historia de la India. Además, al bailar se muestra mucha pasión”, explica.

En 1998, la madre de Jayeeta abrió su escuela y ella empezó a aprender kathak en casa. En aquel entonces, el método de enseñanza de danzas clásicas era muy estricto y, durante los primeros años, solo aprendió tatkar (trabajo de pies). “La disciplina es importante porque en kathak los movimientos de la parte superior e inferior del cuerpo son diferentes y es difícil dominarlos. Además cada paso tiene un significado. Bailar es una combinación de trabajo del cuerpo y de la mente, ya que tienes que contar los tiempos. Kathak es matemática pura“.

IMG_20140209_175346Más adelante, Jayeeta se formó con otros profesores como Birju Maharaj, el máximo referente de la escuela de Lucknow. A los 15 años, bailó ante el público por primera vez, y a los 20 empezó a enseñar. Aquí se dio cuenta de que ser profesora era su pasión. “Amo bailar, pero prefiero enseñar. Me gusta compartir mi cultura con otras personas”. Por ese motivo, cuando recibió una llamada desde Escocia que le ofrecía hacer una presentación de kathak allí, no lo dudó. Jayeeta vivió varios años en Escocia, Londres y Madrid. En las tres ciudades, participó en varios espectáculos e impartió clases de kathak y bollywood. Cuando le pregunto si fue difícil enseñar a personas europeas, me contesta con un “no, no, no, no”, al más puro estilo indio. “Enseñar es igual para cualquier persona, no importa de dónde sea. La diferencia es que las personas extranjeras le ponen más pasión, ya que es algo diferente y nuevo. Además cuesta encontrar profesores”, explica.

Carteles Bollywood en la calleCuando se casó, Jayeeta decidió tomarse un descanso y dejó de bailar durante 3 años. Ahora ha vuelto a enseñar y piensa seguir dando clases en la escuela de su madre cuando esta decida jubilarse. Durante el tiempo que estuvimos en Rishikesh, pudimos ver algunas clases de Jayeeta, tanto de kathak como de bollywood. Sobre bollywood, Jayeeta opina que es una danza “muy divertida, que mezcla todos los estilos de baile”. No cree que haya oposición entre danza clásica y bollywood, ya que muchos grandes bailarines de danza clásica han bailado en películas. Su lista de bailarinas favoritas de bollywood es muy larga: Vyjayanthimala, Hema Malini, Jaya Prada, Sridevi, Madhuri Dixit… En cuanto a bailarines, Gopi Krishna y Kamal Hassan son de los mejores para ella.

Una de las preguntas que más ganas tenía de preguntar a Jayeeta es: ¿acabará Bollywood con la danza clásica? ¿Acabará el estilo de bollywood más occidental con el bollywood semiclásico? Y su respuesta fue rotunda: la danza clásica nunca se perderá, por más que estén de moda bailes más modernos. Porque todas las coreografías de bollywood de las que nos acordamos son clásicas. Además, ahora están saliendo algunas películas sobre danza clásica. Las modas van y vienen pero la danza clásica no se perderá.

Lo que sí ha cambiado desde que Jayeeta empezó a bailar es el método de enseñanza de kathak. Antes, había mucha disciplina y los profesores eran muy estrictos. “Ahora todavía hay disciplina, pero las mujeres de hoy en día en la India tienen que hacer más cosas: estudian, trabajan. Así que tienen que aprender de forma más lenta, pero al final consiguen bailar muy bien”.

El sueño de Jayeeta es abrir una gran escuela en Rishikesh donde no solo se pueda estudiar kathak, sino las otras danzas clásicas, música, etc. Un lugar preparado para hospedar a personas de varios países que se acerquen a la India a estudiar danza.

¡Nos vamos de Rishikesh con mucha pena, pero con ganas de seguir practicando todo lo que hemos aprendido!

Fin de semana bollywood en La Plata

16Había contactado con Karina Amado a través de Facebook y desde el primer momento le entusiasmó la idea de intercambiar conocimientos conmigo. Ella es profesora de danza árabe y, desde hace unos años, se está formando en danza bollywood y danzas clásicas indias. Karina es la única profesora de bollywood de La Plata, ciudad muy cercana a Buenos Aires, y tiene un grupo de alumnas, Bollywood Dance La Plata, muy activo. No paran de investigar, ver y compartir vídeos, leer sobre danza y cultura india… ¡me encanta!

Yo le conté a Karina cuál había sido mi formación y, al ver que estaba estudiando kathak, me pidió que organizáramos un pequeño taller de esta danza. Aunque ya le conté que yo estoy todavía estudiando y que soy profesora de bollywood, no de kathak, le entusiasmó la idea de poder aprender algunos conceptos básicos de esta danza. Ella, por su parte, había organizado una fiesta de recibimiento y una clase bollywood especial para compartir conmigo y sus alumnas.

En la fiesta me lo pasé genial. Asistieron unas 20 alumnas de Karina, que habían preparado dulces típicos argentinos. Karina nos enseñó algunos pasos sueltos para practicar la técnica, y después hicimos una pequeña coreografía de Balma,  canción de la película Khiladi 786. Además, me mostraron la coreografía que habían preparado de Gun Gun Guna, ¡una de mis canciones favoritas!

Después de clase pude hablar con algunas alumnas de Karina. La mayoría hacía solo unos meses que estaba aprendiendo bollywood y había participado en la Flashmob bollywood de la terminal de autobuses de La Plata que había organizado Karina. Podéis verla aquí:

laplata1Casi todas las chicas con las que hablé me contaron que lo que más les gusta de clase es poder aprender cosas sobre la cultura india, además de danza. De hecho, Karina terminó su clase explicando quiénes eran los diferentes dioses hindúes. También me explicaron que les encanta la alegría de esta danza. Andrea, una de las alumnas de Karina, me contó que le había salvado de una crisis muy fuerte: ¡bollywood es terapéutico!

Al día siguiente, quedé con Karina al mediodía. Me presentó a Mirta Elizabeth, directora del Ballet Misiones, que había venido desde Posadas solo para asistir a mi taller, ¡qué bueno! Durante el café que compartimos, Karina me contó que bollywood es todavía algo muy nuevo en La Plata. Aunque a ella en realidad le gusta el bollywood más moderno, adapta sus clases a los gustos de sus alumnas, que le piden danza más clásica y aprender cultura india.

A las 18 h. empezó mi taller. Llegue a la escuela ¡y la clase estaba llena! Las chicas estuvieron muy atentas y me pidieron apuntes sobre todo lo que había explicado. Hacer una introducción de una danza tan compleja como kathak en muy poco tiempo me pareció difícil, aunque creo que las chicas se hicieron una idea de algunos conceptos básicos. Al terminar la clase, fuimos a comer pizza con muchas de las alumnas. Allí pude hablar con Vane, profesora de yoga y apasionada de la danza india, aunque en Mar del Plata, donde ella vive, no hay nadie que lo enseñe. También charlé con María Macarena Broda y Pili Rubì, profesoras de bollywood e integrantes de la compañía de danzas de la India Khargosh, sobre su trabajo, y sobre cómo se vive bollywood aquí. Ambas me ayudaron a contactar con un montón de gente para mi investigación, sobre todo de Patagonia. ¡Fue un fin de semana lleno de aprendizajes!laplata2

Myrta Barvié, una argentina en Kalakshetra

Imagen 001

Conocí a Myrta Barvié gracias a Silvia Rissi, profesora y bailarina de Kuchipudi a quien entrevisté en Buenos Aires. Myrta fue su profesora de danza clásica india y la primera argentina que, a los 17 años, viajó a Tamil Nadu para aprender Bharatanatyam. En Argentina es la persona de referencia en cuanto a danza clásica india se refiere, pero, al llamarla, se mostró entusiasmada con mi proyecto y con la idea de hacerle una entrevista. Quedé con ella en su casa al día siguiente y me recibió con una gran sonrisa, una merienda preparada y muchas ganas de charlar.

Myrta me habló de sus primeros años, cuando aún era niña, como bailarina en el Teatro Colón. Su madre era orientalista y la cultura y la danza india le habían llamado la atención desde pequeña, pero “en aquel tiempo no había nadie en Argentina que pudiera enseñarme”. Un día, cuando Myrta ya había debutado como solista de ballet con 17 años, la bailarina y coreógrafa india Srimati Rukmini Devi viajó a Buenos Aires para dar unas conferencias. Myrta pudo hablar con ella y la invitó a un espectáculo de ballet donde ella bailaba. Rukmini Devi quedó impresionada con su danza y su interés por la cultura india, así que le ofreció una beca para ir a estudiar a Kalakshetra, la escuela de danza bharatanatyam más importante del mundo.

Imagen 003Myrta pasó dos años estudiando Bharatanatyam en Kalakshetra. Era la única extranjera de la escuela, pero “siempre me trataton como a una más”. Su entrenamiento duraba desde primera hora de la mañana hasta la noche. “Nuestros estudios comprendían varias materias: técnica de la danza, teoría, música, gestos de las manos, expresión de emociones, dibujo, historia del arte, mitología, religión, filosofía, sánscrito, entre otras”. A los dos años, celebró su Arengetram o debut como bailarina de Bharatanatyam, y desde ese momento, su vida fue oscilando entre estancias en la India y otras en Argentina; espectáculos de ballet en teatros de medio mundo y representaciones de danzas clásicas indias: Bharatanatyam, Kuchipudi y Odissi en países como la India, Argentina o EE.UU.

Myrta me habló de las representaciones que recuerda con más cariño, como la que realizó delante del presidente de la India o las veces que ha bailado en Berckeley: “eran los años 70 y en aquella época había muchos hippies. La danza india estaba de moda. Tuve el teatro lleno”. Para ella, “bailar es felicidad y también un camino espiritual hacia Dios”. Por eso, en sus espectáculos se siente con la responsabilidad de presentar algo auténtico: “mis espectáculos son de clásico puro: en la coreografía, la música, el vestuario. Si hay algo auténtico que es tan bueno, ¿por que no hacerlo?

Myrta ha escrito el primer libro sobre danzas indias en español: India. Sus danzas clásicas, en el que cuenta, además de su experiencia como bailarina, los fundamentos técnicos, históricos y teóricos de las danzas clásicas de la India. Se ha publicado dos veces, y las dos se ha agotado. Ahora, acaba de escribir una novela histórica ambientada también en la india y es directora de la Compañía de Danzas Myrta Barvie, que realiza espectáculos es ocasiones como el Festival de la India que se celebra todos los años en Argentina.

Lo que más me gustó de Myrta, además de su generosidad y las ganas de compartir su experiencia, es lo mucho que me animó a seguir estudiando y bailando danza india. Me habló de las becas que da la Embajada en Argentina y me animó a viajar a la India a estudiar kathak. ¿A qué esperas? Me dijo. ¡Lo pensaré!

¿Qué es una tarana?

El otro día participé en las Fiestas de Las Margaritas bailando una tarana de Kathak con mi compi Laura. Fue muy emocionante porque era la primera vez que se bailaba Kathak en el barrio, y creo que la actuación gustó mucho gracias a la pieza que eligió Laura para bailar, ¡aunque también ayudó que buena parte del público nos conocía, claro!

Cuando terminó la actuación, pudimos hablar con la gente del barrio y nos comentó que nunca habían oído hablar de la danza kathak, y, mucho menos, sabían qué era una Tarana. Por eso me he animado a hacer este post y otros en un futuro sobre conceptos muy sencillos de la danza Kathak. ¡Es mi pequeña contribución a la difusión de esta danza increíble!

Una tarana es un tipo de composición de la música clásica hindustani formada por palabras o sílabas basadas en fonemas persas o árabes. La melodía de la tarana se canta a través de sílabas como “odani”, “todani” o “yalali” y se repite varias veces a diferentes velocidades. Este tipo de composición fue inventada por Amir Khusro, aunque el cantante Amir Khan fue quien se encargó de estudiar sus orígenes y popularizarlas. Hay  muchos tipos de taranas, pero la mayoría son muy alegres, ¡a mí me encantan! Os animo a echar un vistazo en internet porque hay algunas que son muy curiosas.

Os dejo de ejemplo una tarana que me ha gustado mucho:

Escuela Nataraya

Ayer estuve ensayando con mi compi Laura de Kathak una tarana que vamos a bailar en las Fiestas de las Margaritas de Getafe el domingo 23 de septiembre (sobre las 21 h.). La coreografía es de Sikta, mi profesora de Kathak en la Escuela Nataraya, quien nos la ha enseñado y nos ha estado corrigiendo. El tiempo de la canción es frenético y la melodía muy compleja, así que, cuando esté ensayada ¡va a quedar chulísima!

Quería aprovechar la ocasión para recomendaros la Escuela Nataraya. Por si no la conocéis, se trata de la única escuela que imparte estudios oficiales de danzas indias en el Estado español, y una de las pocas de Europa. Nataraya ofrece los estudios oficiales Prayag Sangit Samiti de la Universidad de Allahabad desde el curso 2009 en las especialidades de danza Kathak, danza Odissi y danza Bharatanatyam. Los cursos oficiales se imparten en intensivos de fines de semana y combinan clases de técnica en la danza clásica que hayáis escogido, nociones de danzas folklóricas y clases de teoría e historia de la danza (¡entre otras cosas!). Al final del curso, un profesor de la Universidad de Allahabad viene a la escuela a examinarnos. Hay examen teórico y práctico. Todo un aprendizaje.

Ya hace más de dos años que descubrí esta escuela del barrio de Arganzuela y estoy encantada con sus clases. En Nataraya te sientes como en casa desde el primer día: el espacio es muy acogedor, las aulas muy amplias, en los pasillos te encuentras con todo tipo de bailarines, músicos, cantantes, de los que siempre aprendes cosas nuevas… Tienen una biblioteca que puedes consultar con todo tipo de libros sobre danza y cultura india.  En los descansos entre clase y clase, con una taza de té en mano, siempre surgen conversaciones interesantes con compañer@s bailarines de todo tipo de disciplinas, estudiosos de la cultura india, músicos, profesores de yoga… ¡Un lujazo!

En Nataraya he estudiado dos años de Danza Kathak y un año de Bhangra, aparte de talleres puntuales de Kathak y Bollywood. Todas las experiencias han sido muy buenas. L@s profesor@s, a parte de tener una amplia formación y experiencia en danza india, estructuran las clases y explican los conceptos y la técnica de forma muy sencilla y con mucha paciencia, ¡de esta manera facilitan muchísimo el aprendizaje!Además, el compañerismo, el entusiasmo y las ganas de compartir conocimientos que hay en Nataraya no los he visto en ninguna otra escuela de danza.

Si os interesa la cultura y la danza india, os recomiendo que la conozcáis ahora que empieza el curso!