¡Empezar de nuevo las clases me llena de energía!

2Hace unas semanas, comencé las clases de Bollywood y después del descanso veraniego, ¡he vuelto con muchas ganas! A veces es necesario desconectar, descansar y alejarte de tu rutina para entender de nuevo lo mucho que te gusta hacer lo que haces. En general, a mí me cuesta mucho salir de las salas de ensayo, ¡siempre hay tanto que practicar y aprender y el tiempo es tan poco! Pero es necesario darse un respiro de vez en cuando para volver con más ganas. Ahora, ¡volver a clase me llena de ilusión y energía! Os cuento los grupos donde estoy enseñando ahora mismo:

Desi Girls

1898242_1449423538628297_74022316_nHace ya casi 3 años y medio que, de casualidad en una actuación en el Cepi Hispano-Marroquí, conocí a este grupo de jóvenes bangladeshíes locas por la danza bollywood. Desde entonces, todas las semanas (menos durante mi viaje, cuando me sustituyeron Yeni y Oli de Mollywood), les doy clase en el Centro Social Comunitario Casino de la Reina, en Lavapiés. Es un proyecto social abierto a jóvenes de entre 14 y 21 años, y este año tenemos nuevas incorporaciones, así que esperamos ir creciendo más y más. Aparte de las clases, las chicas forman parte de un grupo, Desi Girls, y son las alumnas más aplicadas que he tenido nunca, ya que ¡ensayan día y noche! Aprendo tanto o más con ellas que ellas conmigo, ya que me ponen al día de las últimas películas y canciones de Bollywood, y, sobre todo, me contagian su ilusión por bailar. ¡Son geniales!

Bollywood Revolution

bollywoodsummerEn septiembre, inauguramos la tercera edición de Bollywood Revolution, un grupo de amigas que se reúne todos los martes para bailar. Es genial dar clase y ver cómo gente tan cercana a ti poco a poco va sacando las coreos adelante y aprendiendo más sobre técnica y cultura de la India. Este año, hemos tenido una novedad: antes de empezar las clases, mandé a las chicas una encuesta en la que les preguntaba qué canciones querían bailar los próximos meses, cómo querían que fueran las clases y qué aspectos de la danza querían mejorar. Se decidió entre todas mejorar sobre todo en los giros y los desplazamientos en el escenario, ¡así que este año las coreos prometen!

Clases regulares los lunes

Desde hace ya casi un mes, he empezado a dar clase a un nuevo grupo de alumnas, que contactaron conmigo a través de Sneha Mistri. 3 veces al mes, me acerco hasta su barrio para enseñarles y, a pesar de que las clases empiezan muy tarde, voy encantada porque las chicas tienen mucho interés por Bollywood y la cultura de la India, y muchas ganas de bailar y aprender. Para mí es todo un reto formar parte de una clase en la que Mistri participa, así que lo haré lo mejor posible. De momento, en clase ya hemos aprendido una nueva coreografía, hemos visto distintos estilos de bollywood (incluido el “disco” ;)), he dado los primeros apuntes y películas… ¡pero este es solo el comienzo!

Talleres intensivos con Ekadâ

1El primer fin de semana de Octubre, en Ekadâ organizamos nuestrosTalleres Degustación de 1 hora y media y a precios muy asequibles con el objetivo de dar a conocer la danza india al máximo número de personas. Durante un sábado, hubo Bharatanatyam, Kalbelia, Kathak ¡y también Bollywood! En mi taller, enseñé una coreografía de estilo folklórico, cuyas posiciones tuvimos que cambiar porque éramos muchos y no cabíamos en la sala  🙂 Fue genial ver a tanta gente bailando la coreografía, espero volver a coincidir con ellos muy pronto.

 

Anuncios

Aventuras y desventuras en mis últimos días en Perú

IMG_5729Tengo que resumir mi experiencia en el “mundo Bollywood” de estas últimas semanas en Perú y no sé por dónde empezar. ¡He tenido vivencias de todo tipo! La peor, sin duda, en Huancayo, donde iba a dar un taller el día 2 de agosto. Teníamos fijada la fecha y el “afiche” desde hace más de un mes, pero la escuela donde iba a realizarlo ni lo imprimió ni hizo nada por difundirlo, así que tuvimos que cancelar la clase y al final fuimos esta ciudad fea y gris para nada. “Sí, es culpa mía”, se limitó a decirme la chica de la escuela y se quedó tan ancha. ¡Yo no podía creérmelo! Después de 2 meses y medio aquí, he tenido que acostumbrarme a situaciones del estilo porque, por desgracia, no ha sido la única vez que me he visto metida en líos similares. Primera lección: ¡el mundo de la danza en Perú es informal y caótico!

Aun así, en Huancayo pude conocer a Adolfo Salazar, músico especializado en ritmos andinos fusionados con jazz o rock. Adolfo fue integrante del grupo Alborada. Vivió en Alemania y allí descubrió que la música de su país y el rock tenían ritmos similares. A su vuelta a Perú, buscó a un cineasta para realizar el videoclip de una de sus canciones. Así conoció a Picasso, un apasionado del cine de la India que utiliza la estética, las historias y la danza Bollywood en muchos de sus trabajos. De su encuentro surgieron videoclips muy curiosos en los que la música andina se acompaña de danza Bollywood.

 IMG_5716Gracias a Adolfo contacté con Patricia Benavides, la bailarina de sus videoclips. Patty me contó cómo desde los 13 años ve películas bollywood y, desde los 15, baila danza india. En Perú eran los años de la “hindumanía”, entre 2006 y 2010, “entonces todos bailaban, había unos 20 o 30 concursos de danza hindú al año y en la radio de Huancayo se escuchaban temas de Bollywood. ¡Los chicos querían parecerse a SRK!”, me cuenta. Patty formaba parte del grupo “India Perú” y se encargaba de enseñar a las chicas. Bailaban al aire libre, en bautizos, comuniones… “Era una locura. Pero a partir de 2010, la pasión por la danza hindú bajó y comenzó la fiebre por el K-pop”. Aun así, el grupo de Patty todavía se mantiene, entre otros en Huancayo, como “Bollywood” y “Dhooom Dril”. Aquí podéis ver un vídeo del grupo de Patty:

Días frenéticos en Lima

IMG_5723De Huancayo, viajamos a Lima, y allí conocimos a Picasso, el cineasta compañero de Adolfo y Patty, que nos recibió muy sonriente y se mostró entusiasmado con mi proyecto. Estuvimos más de 2 horas charlando sobre su trabajo. Picasso es un apasionado del cine de la India y está convencido de que, entre la cultura india y la andina, hay muchas cosas en común. “Los rasgos, los colores, las historias… en provincia la gente se siente identificada con las películas de la India. Además, el mundo andino es musical, como Bollywood”, me cuenta, muy ilusionado. “Yo soy realizador audiovisual y quiero hacer un Bollywood en Perú. Si en la India se hizo, ¿por qué no aquí?”, añade. Su primer trabajo con Adolfo fue el videoclip “Torcacita”, donde aparece Patty bailando bollywood. Otros de sus proyectos son: Palomita, en la que se inspiró en la estética de Dhoom; y Ven a mí,  una réplica de la película india Aladdin. Podéis verlo aquí:

taller_sandraAl día siguiente, comenzaron mis talleres en Lima, pero me sorprendió la poca afluencia de alumnas que se acercaron, a pesar de que en esta ciudad hay casi 40 grupos de bollywood. “El problema es que justo estos días todos los grupos están participando en un concurso con motivo del estreno de la película Chennai Express”, me cuentan tanto Seiya, de Bari Dil Se; como Rita Palacios, de la Sociedad Peruana del Cine Indio. Lo mejor de los talleres, aparte de las alumnas, muy entusiastas, fue poder charlar con Sandra Cárdenas, de la escuela Sadhana Danza Wasi: Tribal & Fusión, quien me apoyó desde el primer día para que pudiera impartirlos e incluso me alojó unos días en su casa. Sandra, desde niña, se ha sentido atraída por la cultura de la India, y muy pronto se acercó al budismo, religión que practica hasta hoy. Su especialidad es el ATS, danza que estudió en Argentina. Lo que más me gustó de Sandra fueron sus ganas de aprender, formarse con diferentes maestros, viajar para ver nuevos estilos y perfeccionarse, leer sin parar sobre las danzas que baila etc. Viajó a Argentina a formarse en ATS y es la única persona que he conocido en Perú que ha ido a la India para estudiar Odissi. Su escuela está llena de libros sobre historia, vestuario y todo tipo de materias que tengan relación con la danza, tanto árabe como de la India. Sandra concibe su escuela como un espacio de crecimiento, comparte todos los materiales que tiene con sus alumnas en una “biblioteca y viodeoteca” y organiza eventos como la “Semana Tribal” para traer profesores a Lima. Sin embargo, cuando charlé con ella sobre cómo era el mundo de la danza en Perú, me confirmó que dedicarse a dar clases aquí es muy complicado: “No hay cultura de danza, la mayoría de la gente quiere aprender rápido y no se compromete a largo plazo. Yo di clases durante un mes gratis y tuve las aulas llenas. Cuando pasaron a ser de pago, perdí a la mitad de mis alumnas. Cuesta mucho que la gente vea la danza como algo serio, profesional”, me cuenta. Después de hablar con ella, entendí mejor muchas de las cosas que me habían pasado en Perú.

charlaEl resto de la semana, lo dediqué a preparar y difundir una charla que di el 7 de agosto en el Centro Cultural Ricardo Palma, en Miraflores. La organicé junto a Nueve Gopis Producciones, una productora especializada en artistas relacionados con la cultura de la India. La idea era crear un encuentro entre aficionados a la cultura y la danza de la India para conocernos y compartir conocimientos. Yo hablé sobre el origen de las danzas clásicas, su historia, el nacimiento y la evolución de charla2Bollywood, etc. Se acercaron muchas personas de todas las edades, relacionadas con la cultura y la danza india pero, una vez más, no vinieron los grupos de baile de la ciudad. Allí conocí varias personas apasionadas por Bollywood, desde una niña que había visto todas las películas de SRK hasta una cantante de ópera que estaba aprendiendo a cantar música de la India. Lo mejor fueron los comentarios de las personas que me escribieron tras la charla, dándome las gracias ya que era la primera vez que se organizaba un encuentro en Lima con el objetivo de difundir las danzas de la India.

Así, los días en Lima pasaron volando! Muchas actividades y poco tiempo para ver la ciudad 😦 Ah, y uno de los mejores momentos de mi estancia allí: asistir a la avant-premier de Chennai Express y ver cómo los fans de SRK chillaban con cada aparición del actor en escena. ¡Fue como estar en la India!

Trujillo y la escuela Mohininattyam

trujilloDespués del ajetreo de Lima, y de pasar unos días de relax en Guanchaco, frente al mar, llegamos a Trujillo. Allí me esperaba Hera Pranchami Devidasi, quien me había invitado a dar un taller en su escuela, la Academia de danza hindú “Mohiniyattan”. Me encantó saber que en una ciudad como Trujillo hay una escuela dedicada 100% a la danza de la India. Es la tercera escuela que he conocido en todo Perú. ¡Hay poquísimas!

trujillo2Hera descubrió el cine de la india desde pequeña, ya que a su madre le encantaban las películas Bollywood. Cuando era adolescente, se acercó al templo Hare Krishna de Lima, donde vivió durante más de 3 años. Allí conoció a varios maestros de danza clásica, quienes la instruyeron en Bharatanatyam, Odissi y Kathak. Después de obtener su título, volvió a Trujillo y creó su escuela. Al principio, sus clases eran de Bharatanatyam, pero pronto se dio cuenta de que la gente quería aprender a bailar como en las películas de la India, así que empezó a enseñar Bollywood, primero en su casa y después, de forma más organizada, en su propia escuela. Ahora, Hera acaba de inaugurar un nuevo espacio donde imparte clases de Bollywood muy estructuradas: organizadas por niveles (básico 1, 2, 3, 4, etc.) y por contenidos (en básico 1 se enseñan mudras y sus significados; en el 2,, movimientos de cabeza, etc.). Pude asistir a una de sus clases y sus alumnas, todas vestidas con la camiseta de la escuela, ensayaron más de 8 canciones, con mucha energía y pasos entre semiclásicos y modernos. Al día siguiente, di mi taller y las alumnas aprendieron una canción de un estilo muy distinto al que habían bailado hasta ahora: bollywood inspirado en kathak. Las alumnas, muy aplicadas, pusieron muchas ganas y esfuerzo para sacar la coreografía. Después del taller, Hera y sus compañeras de la escuela me invitaron al cumpleaños de una de las chicas de su escuela. Me acogieron como a una más y fueron super hospitalarias. ¡Gracias por todo!

Ahora, dejamos el frío de la sierra y la costa peruana y nos embarcamos en una nueva aventura: ¡hacia la selva! Vamos a Iquitos, la ciudad más grande del mundo sin acceso por carretera. Para llegar allí, tenemos que viajar 24 horas en bus y 3 días en barco. No creo que en un lugar tan recóndito encuentre apasionados de la “danza hindú”. ¿O si? ¡Os mantendré informad@s!  

Festival Bollywood Solidario por los niños y niñas de Tankarpata

IMG_5416Llevamos en Cusco un mes, pero han pasado tantas cosas ¡que nos parece que haya sido mucho más tiempo! Llegamos el 9 de junio después de nuestro recorrido por Bolivia y enseguida la ciudad nos dio, como dicen aquí, “muy buena vibra”. Sus calles empedradas, plazas con soportales, iglesias y su vida nocturna prometían mucho! Además, nos alojamos en la Caja Mágica, una casa de voluntarios donde conocimos a gente tan maja como Fernando, Leire, Ane, Tiffani…. Cada habitación en “la Caja” tiene un nombre; la nuestra era la de las Hadas, y cada noche, desde mi litera, lo último que veía antes de dormir eran los tejados de Cusco, sus luces amarillas y azules tocando casi las cumbres del Valle Sagrado.

DSC02103Desde que llegamos a Cooperar Perú, teníamos claro que lo mejor que podríamos aportar a los niños y niños de la comunidad de Tankarpata, era la danza: ¡queríamos enseñarles Bollywood! Se nos ocurrió que sería buena idea organizar un festival donde los peques pudieran mostrar lo que habían aprendido y, de paso, poder recaudar fondos para la organización. Queríamos convocar a otros grupos de baile de Cusco que quisieran colaborar y, así, ofrecer una muestra variada. Pero no sabíamos por dónde empezar ni cómo iban a reaccionar los niñ@s. ¿Les gustaría bollywood? ¿Conocerían algo? ¿Querrían bailar en público?

DSC02100Durante un mes, todas las tardes, a las 15 h., subíamos hasta el centro de Cooperar Perú de Tankarpata para hacer actividades con los peques. El primer día que llegamos pensamos que organizar el festival sería imposible: en el centro había unos 20 niños y niñas de entre 3 y 15 años, alborotados, que, como es normal, no hacía ni caso a 4 voluntarias españolas que acababan de llegar y que no sabían ni siquiera qué era un “lapicero” o un “borrador”. Intentamos salir del paso haciendo juegos de nuestra infancia como el Ahorcado o el Juego de la Silla, pero solo conseguíamos tenerles entretenidos durante unos minutos. Ahí nos dimos cuenta de qué duro tiene que ser ser maestro!

IMG_5258Los miércoles los voluntarios y voluntarias nuev@s tienen que preparar una pequeña presentación para darse a conocer a los peques. ¡Nosotras nos presentamos bailando bollywood! Pareció que el baile nos les disgustaba, pero, aun así, hubo pocos niños y niñas que quisieron bailar. Al cabo de unos días, preparamos una proyección de vídeos de bailes de bollywood para contarles la idea del festival. El resultado fue parecido: no les disgustó, pero solo 9 niñas me dijeron que querían bailar.

A pesar de todo, no nos desanimamos porque cada tarde que pasábamos en Tankarpata conocíamos más a los peques y nos sentíamos más a gusto con ellos. Almu enseguida se llevó genial con los más peques: Mila, Araceli, Fabri, Félix… Ani, Aida y yo sudábamos intentando descifrar los problemas de mates de Clemente, David o Mirian 🙂 Otras veces, nos tocaba ayudar con las tareas a Karla, la chica más estudiosa del centro… Andrés y Henry enseguida se te echan a los brazos.

1Comenzamos los ensayos con unas pocas niñas. Yo me encargaría de enseñarles a ellas mientras que Ani era la profe de los niños. Pusimos la música y, poco a poco, se fueron acercando otras, aunque había algunas, como Karla o Lurdes, que me decían que no iban a bailar bajo ningún concepto. Convencer a los niños fue la tarea más dura: Ani tuvo que ponerse un turbante y hacerse pasar por chico para convencer a Clemente y Henry y, a pesar de todo, a veces decían que querían bailar y otras se negaban en rotundo!

DSC02109En la tercera semana, el proyecto estaba encarrilado y los niños y niñas mucho más animados. Conseguimos que el Ayuntamiento nos cediera un espacio y contactamos con Healing House, un espacio de yoga y terapias alternativas, para que nos cediera una sala para poder ensayar. Contactamos con Navita, una chica de la india que tiene un restaurante en Cusco, Maykana, para que ofreciera comida en el festival. Preparamos un baile para voluntarios y otro para todo aquel que quisiera apuntarse a bailar, pusimos carteles por toda la ciudad convocando a la gente… Al final se ofrecieron Silvia, Romina y Len y otros voluntarios de Cooperar Perú, con quienes ensayamos una canción de bhangra! Por otro lado, me llamó Wilco, un músico peruano, que quería participar en el festival tocando algunas canciones. Zarela Polo, una chica de Cusco que baila danza india desde hace 8 años, también se ofreció a bailar una canción. ¡Desde aquí quiero agradecer a todos por su colaboración!

DSC02142Los últimos días antes del festival fueron muy estresantes pero a la vez muy emocionantes. Poco a poco, se fueron sumando niños y niñas para bailar y ¡al final eran más de 25! Incluso se animaron Karla y Lurdes! Preparar el vestuario, complementos, posiciones, etc. fue una tarea ardua pero con la ayuda de tod@s los voluntari@s lo logramos. Hicimos una segunda proyección de vídeos de Bollywood y ahí descubrimos que no era una danza tan desconocida para esos niños y niñas. Andrés, por ejemplo, era muy fan Shahrukh y había visto muchas de sus películas! La mayoría de niñas me decía que tenía un CD con la canción Bole Chudiyan, la conocían como “canción hindú”.

IMG_5339El 7 de julio por fin llegó el día del festival. Nos preocupaba que viniera poca gente, aunque habíamos ido a varias TV y radio, habíamos vendido entradas por la calle, bailado en varios restaurantes y discotecas de la ciudad, etc. Pero poco a poco, la Capilla de San Bernando se llenó y cuando nos dimos cuenta nos quedamos sin sillas. ¡Fue un éxito! Fernando y César presentaron fenomenal e hicieron una presentación crítica sobre cómo viven los vecinos de Tankarpata que casi nos hace llorar. Las chicas de Healing House hicieron una exhibición de yoga y Wilco y su grupo tocó varios temas. Bollywood Revolution también bailamos varias canciones y eso, a más de 3.000 metros de altura, tiene mérito! Acabamos agotadas 🙂 Pero el mejor momento de la tarde fue, sin duda, la actuación de los niños y niñas de Tankarpata. Salieron con una sonrisa de oreja a oreja y lo hicieron genial. Si no me creéis, ahí va el vídeo que lo testifica:

Los peques de Tankarpata bailan bollywood por primera vez

logocooperarDespués de 5 meses de estar viajando continuamente a través de América Latina, de hacer la mochila cada pocos días, de no tener una dirección fija, etc., Aida, Almu, Ani y yo hemos decidido hacer un parón en el camino para colaborar en un proyecto solidario. Así que hace poco más de una semana, llegamos a Cuzco y comenzamos nuestro voluntariado con Cooperar Perú. Se trata de una ONG que trabaja con niños y niñas de Tankarpata, una comunidad a 30 minutos de la ciudad donde no llega de forma regular el agua corriente y viven familias con muy pocos recursos. En el pequeño centro de Cooperar Perú, los voluntarios y voluntarias realizamos refuerzo escolar y diferentes actividades como: arte, juegos educativos, manualidades, etc. Y, claro que sí, ¡baile!

Al pensar qué es lo mejor que podría aportar yo a estos peques lo tuve muy claro: ¡Bollywood! Así que todas hemos pensado un montón de actividades para mostrar a los peques en qué consiste este baile y para que, los que quieran, se animen a bailar.

Hoy nos tocaba la ardua tarea de explicar a los chicos y chicas qué es bollywood y para ello, hemos preparado un vídeo (con los pocos recursos que tenemos, así que perdonad los fallos técnicos!) con algunas de las canciones más representativas de los diferentes estilos de Bollywood. ¡Espero que os guste!

Esta es la primera parte:

Y esta otra la segunda:

Después de ver el vídeo, ¡hemos empezado a bailar! Se han apuntado unas 9 niñas y 2 niños y hemos empezado a hacer los primeros pasos de la coreografía Desi Girl. Os seguiré contando cómo avanza nuestra idea! 🙂

Mi semana en la Paz: compartiendo mucho más que danza

Mañana dejo la Paz y no puedo evitar sentir un poco de tristeza. Llevo 7 días aquí, pero han sido tan intensos y he conocido gente tan increíble que parece que hayan sido semanas. Echando la vista atrás y pensando cómo escribir este post, me he dado cuenta de que es imposible resumir momentos tan bonitos en tan pocas líneas, así que tengo que limitarme a mencionar muy rápidamente algunas de las experiencias que he vivido en esta ciudad:

Con la mamá de Vanessa y sus niñas

>>La ayuda de Vanessa Peña, su mamá y sus niñas: Vanessa es de La Paz pero vive en Madrid. En cuanto se enteró de que iba a visitar su ciudad, contactó con todos los grupos de danza india de allí para que vinieran a mis talleres y pudiera entrevistarles para mi investigación. ¡No sabéis lo mucho que me ayudó! He tenido la suerte de conocer a su mamá y a sus hijas, ya que vinieron a mis talleres y son un encanto. Las dos niñas bailan genial y les encanta Bollywood. Esta mañana, al salir del hostel para tomar un café, las he visto en la recepción. ¡Qué sorpresa me han dado! Querían despedirse de mí y nos han regalado una Pascualina riquísima. Desde aquí quiero agradecer a Vanessa y su familia por el apoyo que me han dado: ¡mil gracias!

>> César, Pamela y las Mash Allah: César Cusicanqui es amigo de Vanessa Peña y, desde que se enteró de que llegaba a la Paz, no ha dejado de ayudarme para que mis talleres y actividades fueran un éxito. Él fue quien tuvo la idea de que diera una charla y quien convocó a todos los grupos de la Paz y alrededores para que asistieran a ella. Además, me ha acompañado a todas partes y me ha hecho de guía de la ciudad, por más que diga que es malísimo orientándose! 🙂 Su hermana Pamela también es estupenda: sus dos hijas bailan bollywood desde hace tiempo y forman el dúo Mash Allah. Con ella estuve paseando por el mercado de la 16 de julio y me llevó a un puesto donde vendían miles de películas de Bollywood! Además, llevó a sus niñas a mis talleres y, al charlar con ellas y verlas bailar, me di cuenta de que realmente les apasiona la danza india. Se saben todas las canciones de memoria, crean sus propias coreografías, participan en festivales, concursos y shows de televisión, bailan también algo de danza clásica india… Estoy segura de que serán un fenómeno dentro de unos años. ¡No dejéis de bailar chicas! 🙂

Con Dil Deewana>>Dil Deewana: Esta agrupación cultural me contactó a través de Facebook para pedirme un taller privado de Bollywood, y algo de bhangra y kathak. El martes y miércoles, hicimos los talleres en la es cuela Danzart y asistieron unas 15 personas. Ese día no podía imaginar que en realidad elgrupo estaba compuesto por 50 integrantes, de todas las edades y características. El domingo me invitaron a conocer su lugar de ensayo y fue muy bonito. Habían decorado la sala como si fuera un teatro de la India y se habían vestido todos con sus mejores galas de la India… ¡muy emocionante! Me dedicaron varios bailes, muy divertidos, y pude compartir experiencias con la mayoría de ellos. Se trata de una agrupación cultural de aficionados al cine Bollywood que un día decidió ponerse a bailar. Ahora crean sus propias coreografías, ensayan todas las semanas y participan en todo tipo de actividades relacionadas con la cultura india de forma desinteresada. “Somos una gran familia” fue la frase que más oí durante la tarde. ¡Gracias por invitarme!

charla>> Charla sobre “Teoría de la danza”: Desde que conocí a César le entusiasmó la idea de aprovechar que estaba en la Paz para unir a todos los grupos de danza india de la ciudad y alrededores en un encuentro. Además, me contó que, como muchos de estos grupos son autodidactas, les vendría muy bien una charla sobre teoría de la danza india. Dicho y hecho. Al cabo de unas horas, ya tenía listo el flyer de la charla, que sería el viernes por la tarde. Celebramos la charla en el Centro de Estudios Védicos y allí estaban la mayoría de representantes de los grupos de bollywood de la Paz. Hablé sobre el Natyashastra, las devadasi, las diferentes danzas clásicas de la india, su historia y evolución, los hastas, y, ¡cómo no! Sobre cómo fue el camino de la danza clásica a Bollywood. Los grupos mostraron mucho interés y tras la charla no paraban de hacerme preguntas. Nos quedamos allí un buen rato charlando. Espero haberles ayudado a entender y apreciar todavía más la riqueza de la danza india. Me han entrado muchas ganas de estudiar mucho más para poder ayudar a otros bailarines y bailarinas.

>> Carolina, Vanessa y Kinetik: Carolina fue la primera persona con la que hablé para organizar un taller en la Paz. Es bailarina de ballet y profesora de danza árabe y ritmos urbanos. Ella se encargó de toda la organización, la difusión del taller y los contactos con la TV. Le ayudaba Vanessa, compañera suya de danza clásica y secretaria de Kinetik, la escuela donde di el taller. Tanto Caro como Vane son majísimas y pude compartir con ellas varias comidas, paseos, muchas risas… Y, por supuesto, los talleres. Estuvieron en primera fila los dos días ¡y le pusieron muchas ganas! Tantas, que me han pedido la música y quieren seguir bailando bollywood y bhangra 🙂 Parece que se están enganchando, ¡yuju! Gracias por todo, chicas!

>>Talleres en Kintetik: Los talleres en Kinetik duraron sábado y domingo: por la mañana, para principiantes y por la tarde para bailarines. Al taller de la mañana vinieron varias niñas aficionadas a Bollywood que le pusieron mucho entusiasmo a cada paso. Al final de la clase bailaron la coreografía ellas solas y a mí se me caía la baba al verlas bailando tan felices! Por la tarde, la clase se llenó. Vinieron 20 personas: algunas integrantes de la academia de danzas de la India Aaja Nachle, aficionadas a la danza bollywood, y bailarinas de ballet y danza árabe. También vino Araxiel, compañero de Carolina y bailarín de Ballet, quien fue protagonista de nuestra coreografía jajaja En clase hubo muy buen ambiente y ganas de aprender, para algunas personas fue un descubrimiento ya que nunca habían bailado esta danza; para otras, que ya bailaban Bollywood desde hacía tiempo, supuso ver un nuevo estilo y nuevos pasos. Era el caso de Vivi, del grupo Aaja Nachle, con quien pude compartir una comida y que se emocionaba al contarnos que le encantaba poder hablar con personas que tuvieran su misma pasión, ya que para ella bailar lo es todo. El domingo, al acabar la clase, todos vinieron a hablarme, preguntarme cosas o despedirme. Cuando me di cuenta, habían pasado… ¡2 horas! Y seguía charlando con los alumnos, una pasada.

cindy>> Cindy y su mamá: Conocí a Cindy y su madre en mi taller de Oruro. En cuanto hicimos un descanso, se acercaron a mí y me dijeron que habían venido de la Paz solo para ir a mi clase. Fanny, la madre de Cindy, conoce las películas de Bollywood desde que era joven y es una enamorada de la danza india. Tanto, que asegura que Cindy empezó a bailar desde antes de nacer. Tanto la madre como la hija son un encanto y pude compartir con ellas muy buenos momentos: aparte de tenerlas siempre en mis clases y en mi charla, visitamos el templo juntas, paseamos y nos llevaron a Ani, Aida y a mí a probar el Api con pastel. A Cindy le brillan los ojos cada vez que habla de “danza hindú”, es una de las chicas de la Paz con más experiencia en los escenarios y ya con 9 años daba sus primeras clases. Después de participar en varios grupos, ahora es una bailarina solista y colabora con el grupo de Oruro Indi World. Me encanta su interés, su entusiasmo y ganas de aprender y estoy segura de que dentro de unos años será una gran bailarina y profesora.

¡Llegó el momento de dejar la Paz! Solo espero volver a reencontrarme con la gente tan estupenda que he conocido muy pronto. Sea como sea, ¡estaremos en contacto!

Bollywood Revolution vuelve por una buena causa

post4

Desde hace algo más de un año, en Madrid un grupo de amigas (Almu, Aida, Inma, Mónica, Julia, María y Laura) se animaron a reunirse todos los martes en Lavapiés para aprender danza Bollywood conmigo. Llamamos al grupo Bollywood Revolution, ya que la mayoría, además de coincidir en clase y en las cañas posteriores, quedábamos también para ir a manifestaciones, y además, bailamos en varias ocasiones para recaudar fondos para Afrikable, ONG con la que Mónica y Almu colaboran desde hace tiempo. Cuando Aisha Barakah, profesora de danza árabe de Quillota, una ciudad muy cercana a Valparaíso, me preguntó si queríamos colaborar bailando en un festival solidario a beneficio del Centro de Mujeres Sernam Quillota, a través del movimiento Shimmy Mob Quillota2013, Almu y yo aceptamos encantadas. ¡Una pequeña representación de Bollywood Revolution se ponía en marcha en Chile!

post2El festival se celebró en el Teatro Municipal de Quillota y en él participaban las alumnas de danza árabe de Aisha Barakah y otras escuelas de la zona. Llegamos puntuales al teatro para probar la música y marcar posiciones. Aida nos ayudó a vestirnos y se encargó de las fotos. Era la primera vez que bailábamos en un teatro Almu y yo solas, ¡echamos muchos de menos al resto de las Revolution!

post3El teatro era grande y el público muy animado. Bailamos dos veces: la primera, a la mitad del festival, y la segunda… ¡en el cierre! Cuando nos presentaron, explicaron que era la primera vez que la danza Bollywood llegaba a Quillota, no sabéis qué emoción nos dio al salir al escenario y saber que para ese público iba a ver danza india por primera vez. Eso nos impulsó a darlo todo y el público lo agradeció y nos recibió con un

gran aplauso. Almu mantuvo los nervios a un lado y salió a bailar con mucha soltura y una sonrisa enorme. Mucha gente, al terminar, se acercó a felicitarnos, y la escuela de Aisha nos agradeció la colaboración con unas rosas. ¡Lo pasamos genial!

postultimaAl día siguiente, volví a Quillota para dar un taller. Me esperaban las alumnas de la escuela de danza árabe de Aisha Bakarah. Era la primera vez que hacían Bollywood y les sorprendió sobre todo los momentos de interpretación y expresividad. La clase fue muy divertida, con los inevitables y graciosos malentendidos entre lenguaje español y chileno incluidos! 🙂

Agradezco a Doris Cerón Aisha Barakah su invitación y profesionalidad, ya que la organización del festival y el taller fue muy buena. Nos alegramos de habernos acercado a Quillota y haber colaborado con el Shimmy Mob, ¡ojalá podamos volver a hacerlo!

ul

 

Bollywood en Santiago de Chile, Om Shanti Om!

blog1Después de recorrer durante un mes y medio, de norte a sur, la costa atlántica de Argentina, comenzamos el mes de abril llegando a Santiago de Chile. Todo el mundo nos decía que esta ciudad no tenía nada especial y que era bastante fea, pero nos ha cautivado con sus edificios decadentes y por el ambiente en sus calles: muchos bares, terrazas, tiendas multiculturales, mercados bulliciosos donde comer por muy pocos pesos… Y por supuesto los terremotos, la bebida típica de la ciudad! 🙂

Nos alojamos en el Centro Cultural Anandamapu, un espacio enorme pintado de colores y siempre lleno de gente variopinta donde se dan talleres a casi todas las horas y de todas las disciplinas que podáis imaginar: yoga, danza contemporanea, improvisación, artes marciales, etc. Era la primera vez que se daba un taller de danza bollywood en este centro y no sabíamos cómo iba a funcionar el taller. Era un mal fin de semana porque coincidió con el festival Lollapalooza Chile y con la Maratón de Santiago, dos eventos muy multitudinarios en esta ciudad. Aun así, el taller salió adelante con dos alumnas: Alicia, una fan de ShahRukh que ha visto todas sus películas y conoce todas sus canciones; y Karen, profesora de educación física, pilates y yoga y venía porque quería aprender algo más sobre cultura india.

El ambiente enseguida fue familiar y conseguimos un clima muy relajado y divertido en clase. El taller duró dos días, y me pareció muy buena idea para presentar bollywood a personas que nunca habían bailado esta danza. El primer día sirve para ver los pasos básicos, que enlazamos en una secuencia muy sencilla. En el segundo día, las chicas estuvieron mucho más sueltas y ya pudieron aprender una pequeña coreografía. Es genial ver cómo han avanzado en un solo día, y descubrir que han ensayado en casa! 🙂

blog2Después de las clases en Anandamapu del viernes y sábado, el domingo me tocaba ir a Matucana 100, uno de los espacios culturales más conocidos de Santiago (me recordaba mucho al Matadero de Madrid!) a hacer una pequeña muestra al aire libre y un taller abierto al público. Allí sí esperaban decenas de personas bajo un sol radiante… ¡a pesar de ser domingo a las 11 de la mañana! ¡Uau! Bailé tres canciones sola y otras dos acompañada por Karen, mi alumna más valiente 🙂 qué bueno que se animara a bailar después de solo dos días de clase! Lo hizo genial y lo pasamos muy bien compartiendo escenario, ¡tenía una sonrisa enorme esa mañana!

Después de la actuación, vino el taller abierto. Lo anuncié desde el escenario y acto seguido vi a mucha gente que se alejaba… pensé que les daría vergüenza bailar y se alejaban para sentarse y mirar, como me ha pasado otras veces en España, pero nada que ver! ¡Iban a dejar a un lado bolsos y chaquetas para bailar más cómodos! Algunas chicas hasta vinieron con velos puestos. Enseñé el primer paso y el público estaba tan animado! Oía sus risas desde arriba.

blog3Había gente de todas las edades y hasta un chico que cantaba la canción. Le pregunté si la conocía y su hija le delató: “vio el vídeo en Internet!”, me dijo. Todos terminaron bailando Om Shanti Om. Al terminar la clase, mucha gente se acercó a hablar conmigo. La mayoría me preguntó dónde podían aprender bollywood porque no conocían a nadie que diera clases en Santiago. Otros me escribieron por mail después para contarme sus experiencias, como Marianela, que me explica que tiene varios nietos preciosos y que todas las semanas se reúne en casa con amigas y familiares para bailar coreografías bollywood que aprende en vídeos tutoriales o de youtube. “Empiezan muy tímidas y salen felices, ¡florecen!”, me cuenta. Desde aquí le agradezco que me contara su historia, ¡me encantó! ¡No pares de bailar!